tumblr page counter

ACCESO AL FORO EC






¿Perdiste tu Usuario/Contraseña?
Registro

El portal de Energy Control

Drogas y pánicos morales

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirEscribir un correo electrónico

Viernes, 30 de Septiembre de 2016 16:23

Por Claudio Vidal y Núria Calzada (Energy Control)

Cuando hablamos de los daños o riesgos a los que se expone la persona que usa drogas, generalmente tendemos a pensar que estos daños proceden de los efectos negativos que el consumo puede tener sobre el organismo de la persona. Así, rápidamente tendemos a equiparar los daños con las intoxicaciones, el desarrollo de una adicción o de problemas físicos o mentales e, incluso, la muerte. Sin embargo, también existen otros daños que no tienen que ver tanto con las propias drogas como con la estigmatización producida con el fin de disuadir del consumo. En este artículo veremos algunos ejemplos de cómo los medios contribuyen a los procesos de estigmatización y qué consecuencias tienen para las personas usuarias de drogas.

alt

 

Esta ha sido nuestra aportación en la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirEscribir un correo electrónico

Viernes, 28 de Octubre de 2016 18:15

[English version below]

Antes de ir terminando la semana nos gustaría compartir con todas vosotras y vosotros la gran satisfacción que ha supuesto poder participar en la reunión entre sesiones de la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas que tuvo lugar en Viena (Austria) el pasado jueves 27 de Octubre. En dicha reunión, tuvimos la ocasión de defender la utilidad de los servicios de análisis de sustancias y reivindicar su generalización a otras partes del mundo y a otros colectivos para quienes puede ser beneficioso para reducir los riesgos y daños derivados del uso de drogas.

A continuación os dejamos con el texto de la intervención en vídeo de nuestra coordinadora Núria Calzada.

alt


Hola, buenos días,

represento al programa Energy Control de la Asociación Bienestar y Desarrollo que, desde 1997, venimos implementando en España un programa de análisis de sustancias dirigido, sobre todo, a población consumidora de drogas.

Para hacer frente al fenómeno de las nuevas drogas, en España contamos, como otros países, con un Sistema de Alerta Temprana en el que participan hospitales, cuerpos de seguridad y los programas de reducción de daños que disponemos de servicios de análisis de sustancias.

Es precisamente en los últimos años y en relación a las nuevas drogas que estos programas de análisis hemos puesto de manifiesto nuestra capacidad para identificar un elevado número de nuevas sustancias. A modo de ejemplo, en 2015 Energy Control emitió 158 alertas hacia la población consumidora, de las cuales 49 fueron notificadas al Sistema Español de Alerta Temprana, la mayoría de ellas referentes a nuevas drogas.

Además de monitorizar el mercado, estos programas facilitan establecer contacto con población de difícil acceso y transmitirles consejos básicos de salud. Pero, a la vez, este contacto directo nos permite actuar a modo de "observatorio" y recopilar información difícilmente accesible desde otras fuentes.

A pesar de sus ventajas, en la actualidad sólo algunos países disponen de este tipo de estrategias, mientras que en países como Australia, Reino Unido o Uruguay se están desarrollando iniciativas piloto.

Por todo ello, recomendamos:

En primer lugar, la implantación de programas de análisis dirigidos a las personas afectadas por el fenómeno de las "nuevas drogas", en especial a los consumidores recreativos, pero también a los consumidores problemáticos que utilizan la vía inyectada.

Recomendamos también la modificación de los marcos legislativos para que permitan el establecimiento de estos servicios en el contexto de las políticas nacionales sobre drogas y su inclusión en los sistemas de alerta temprana. Un marco legislativo que a la vez garantice la seguridad y protección tanto de las entidades que aplicamos estos programas, como de las personas que los utilizan y también del sector del ocio nocturno donde estos programas a menudo trabajan.

En tercer lugar, recomendamos el establecimiento de mecanismos de intercambio y buenas prácticas a nivel global, tal y como ya ha sido desarrollado en Europa.

Para finalizar, queremos insistir en la importancia de seguir mejorando nuestro conocimiento sobre las "nuevas drogas" y de abordarlo desde una perspectiva pragmática, equilibrada e integral; una perspectiva basada en la evidencia cientifica, que sea sensible a las necesidades de la población más vulnerable. Y, en definitiva, un abordaje en consonancia con una politica responsable de salud pública que priorice el bienestar de la ciudadanía por encima de un abordaje exclusivamente punitivo.

Muchas gracias


[English Version]

Before ending the week, we would like to share with all of you our satisfaction for having participated in the intersessional meeting of the Commission on Narcotic Drugs (CND), held this week in Viena (Austria). In this meeting, we had the opportunity to explain the benefits of drug checking services and to call for their generalization to other countries and populations for whom they can be beneficial in order to reduce drug related harms.

Below you will find the transcript of the brief speech by our director, Nuria Calzada.

Hello and good day to all,

I am here presenting on behalf of the Energy Control programme of the Welfare and Development Association (Asociación Bienestar y Desarrollo), which since 1997 has implemented a drug checking service mostly for people who use drugs in Spain.

To address the phenomenon of new psychoactive substances (NPS), like in many other countries, Spain has developed an Early Warning System that involves stakeholders such as hospital, law enforcement authorities, and harm reduction programmes like us, who provide drug checking services.

Precisely in recent years, and in relation to those new drugs, drug checking services have demonstrated our capacity to identify a large number of new substances. For instance, in 2015, Energy Control issued 158 warnings to drug users, whith 49 of them being communicated to the Spanish Early Warning System. In most cases, these concerned NPS.

In addition to market monitoring, these services facilitate establishing contact with a hard-to-reach population, allowing us to provide basic health advice. This direct contact also permits us acting like an "observatory", and compile information that would be difficult to obtain from other sources.

Despite their advantages, only a few countries have deployed this sort of strategies, with pilot projects currently taking place in Australia, United Kingdom and Uruguay.

For these reasons, we would recommend:

First, the implementation of drug checking programmes addressing people affected by the phenomenon of NPS, particularly recreational drug uses, but also problematic drug users that inject drugs.

We also recommend to change legislations so that they allow for the establishment of these services in the context of national drug policies, and their inclusion in early warning systems. A legal framework that guarantees the security and protection of organisations who implement these programmes, people who use them, and the nightlife sector, where these programmes tend to act.

Thirdly, we recommend creating mechanisms to exchange information and good practices at the global level, as has been the case at the European level.

Finally, we want to insist on the need to improve our knowledge of NPS phenomenon and to tackle it from a pragmatic, balanced and integral perspective; one that is based on scientific evidence, is sensitive to the needs of most vulnerable populations, and is consonant with a responsible public health policy that prioritises the welfare of citizens above purely repressive approaches.

Thank you




 

Análisis del MDMA recreativo: una perspectiva europea

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirEscribir un correo electrónico

Lunes, 23 de Enero de 2017 14:16

Por Oli Stevens (Traducido con permiso del autor y de IDPC)

23/01/2017

Artículo original en inglés aquí.

Mientras los Estados Unidos experimentan una abrumadora crisis con los opiáceos; mientras los medios de comunicación de todo el mundo están inundados de noticias sobre asesinatos extrajudiciales de “delincuentes” relacionados con asuntos de drogas en Filipinas; mientras los jóvenes australianos sufren de sobredosis con las nuevas sustancias psicoactivas y los adolescentes de Reino Unido con el éxtasis, sólo puede haber una certeza: las drogas están aquí para quedarse. A pesar de que algunos países reafirman sus absurdos compromisos con un mundo libre de drogas, con más de cien mil millones de dólares gastados anualmente en la Guerra contra las Drogas, y un 20% de la población penitenciaria mundial encarcelada por delitos relacionados con las drogas, estas nunca han sido tan baratas o puras como lo son ahora.

Mientras los mercados regulados de drogas sigan siendo una quimera (excluyendo al cannabis) y la distribución transnacional de drogas una competencia del submundo criminal, el lucro seguirá imperando. Para maximizar el beneficio económico, las drogas son con frecuencia diluidas con adulterantes para convertir dos kilos en tres, o simplemente imitarlas con sustitutos más baratos y posiblemente perjudiciales. Mientras que algunos adulterantes no son tóxicos (cafeína en la cocaína), algunos lo son (PMA/PMMA en el éxtasis, fentanilo en la heroína). Consecuentemente, además de los potenciales daños intrínsecos conocidos de cualquier droga, las personas consumidoras se exponen a sí mismas a un conjunto de daños verdaderamente desconocidos.

Introduzcamos la reducción de daños: la concesión de que, dado que las drogas han estado indeleblemente entrelazadas en el tejido social, deberían existir medios para reducir sus consecuencias sanitarias, sociales y económicas adversas, independientemente de la reducción de su consumo. El análisis de sustancias es sólo una faceta de la reducción de daños que permite a las personas consumidoras arrojar algo de luz sobre los daños desconocidos y realizar una decisión informada, o como poco menos arbitraria, sobre si consumir o descartar la sustancia en cuestión. El análisis de sustancias puede dividirse de manera general en tres categorías: los kits de testado, el análisis in situ en clubes y festivales, y el envío de muestras a un laboratorio profesional. Para ser sucinto, este artículo se centrará en las pastillas de éxtasis (MDMA) en Europa.

Los kits de testado son viales con un reactivo químico que cambia de color ante la presencia de una sustancia. El método es bastante simple: se añade una gota del reactivo a una pequeña muestra de la sustancia (raspando un poco de la pastilla o unos miligramos de polvo). Luego, como en un experimento de química en el colegio, ocurre el cambio de color. Entonces, ¿eso es todo? ¿Problema resuelto? No exactamente. Para cualquier reactivo dado, ninguna sustancia única produce un color único. Más bien, el reactivo reacciona con una estructura particular dentro de la molécula. Estas estructuras con frecuencia son compartidas por varias sustancias, llevando a una amplia variedad de colores y reactividad y a un considerable solapamiento (en la práctica, los colores son aún más difíciles de discriminar). Para distinguir de manera fiable el MDMA de sus análogos e imitadores se requiere de tres test secuenciales, cada uno eliminando la incertidumbre del anterior, aunque aún puede fallar la identificación si hay una dosis muy baja u otros ingredientes altamente tóxicos. Intentar discriminar entre colores prácticamente idénticos, potencialmente la diferencia entre bailar hasta la mañana y el hospital, no puede ni debe hacerse en la esquina de un lavabo de la discoteca.

Contacté con el Dr. John Ramsey, director de TIC TAC, para conocer su opinión: “Los tests colorimétricos pueden dar un color bonito pero eso es todo: no proporcionan información sobre la cantidad y sí una información poco fiable sobre la composición… a lo sumo sólo pueden considerarse como indicativos”. La Dra. Mireia Ventura, coordinadora del Servicio de Análisis de Sustancias de Energy Control está de acuerdo: “Con la PMA/PMMA y la emergencia de las nuevas sustancias psicoactivas (“legal highs”) como adulterantes, los tests colorimétricos no son suficientes y un resultado positivo podría generar una falsa sensación de seguridad”. La falta total de información sobre la cantidad es de especial preocupación: en toda Europa las pastillas de éxtasis están experimentando un incremento tanto en su pureza como en la dosis. En el momento presente, las pastillas con elevadas concentraciones de MDMA, en lugar de adulterantes, parecen ser la causa de la mayoría de las hospitalizaciones.

Los mercados de drogas, sin embargo, son altamente específicos de cada región. La mayoría del MDMA que circula en el mundo está producido en Holanda y Bélgica, mientras que el suministro fuera de Europa es mucho más escaso. En consecuencia, en los Estados Unidos, tal y como Mitchell Gomez de DanceSafe me explicó, la cuestión es más de falsificación que de adulteración (por ejemplo, sustancias vendidas como MDMA en lugar de añadidas a ella) por lo que los tests colorimétricos aún son fiables. En 15 años de análisis en laboratorio, solamente se han documentado tres muestras con PMA/PMMA en los Estados Unidos.

Dado que los tests colorimétricos son de una utilidad limitada para el usuario europeo, se necesita un análisis más sofisticado para obtener resultados robustos, más fiables. Mientras que los tests colorimétricos se pueden conseguir libre y legalmente vía online, la creación de programas de análisis financiados, estructurados y visibles requieren de un trabajo legislativo delicado. Sin la seguridad de que los analizadores no serán arrestados entrando en sus instalaciones ni los consumidores por tenencia de drogas, los proyectos de análisis no pueden desarrollarse.

Varios países europeos han tenido políticas de drogas vanguardistas y centradas en la Salud Pública durante años, permitiendo la formación de programas de análisis con puntos de recogida o de acceso postal – En la actualidad bien establecidos y populares. Me puse en contacto con el Servicio de Información y Monitorización de Drogas (Drug Information and Monitoring Service, DIMS) de Holanda (establecido en 1992), con Energy Control (España, establecido en 1997) y SaferParty (Suiza, establecido en 2001) para lograr un mejor entendimiento del contexto alrededor del análisis. Rápidamente me di cuenta de que estaba haciendo preguntas algo primitivas desde la perspectiva de un ciudadano británico, procedente de un país que ha elegido aferrarse a una retórica retrógrada, cansada e inútil.

Al sondear sobre temas como las relaciones con la policía, el envío de drogas por correo y la inmunidad de las personas usuarias del servicio ante la persecución policial, las respuestas fueron claras y simples. El Dr. Tibor Brunt explicó que el DIMS “tiene un acuerdo especial con la Fiscalía para que no interfiera en nuestro trabajo”; el acuerdo se extiende a los paquetes registrados y sellados para permitir el movimiento de drogas ilegales por correo. Para Energy Control, la situación es aún más simple: las cantidades recibidas por correo son tan pequeñas que son consideradas para propósitos de investigación y no hay necesidad de cambios legislativos. Christian Kobel de SaferParty dice que aunque la legislación sobre el análisis de sustancias “no es completamente clara”, la reducción de daños es uno de los cuatro pilares de la ley suiza sobre drogas y los estados suizos tienen la obligación de proporcionar medidas de reducción de daños y de supervivencia”. La relación de SaferParty con la policía es muy clara: se reúnen para discutir las mejores prácticas, proporcionar estadísticas de las sustancias analizadas y discutir tendencias emergentes tales como la darkweb. En 15 años, no ha habido ninguna intervención policial en un servicio de análisis de sustancias, ya sea móvil o fijo.

En los países donde los servicios de análisis operan sin sanciones de los gobiernos regionales o centrales, los servicios in situ (por ejemplo, en festivales musicales o clubes) son más fáciles de poner en marcha, necesitando “sólo” del apoyo (o al menos de la tolerancia) de las fuerzas del orden locales. Estos servicios, sin llevar un laboratorio completo, utilizan dispositivos portátiles de análisis, con frecuencia en combinación con reactivos colorimétricos, para poder ofrecer los resultados más exactos. La profesora Fiona Measham, codirectora de The Loop, la organización que ha llevado a cabo los primeros análisis in situ de drogas en Reino Unido, me explicó que “el análisis opera con el apoyo total de la policía local y trabajamos juntos desde el inicio. La Policía quiere el análisis, no sólo lo tolera”.

Aunque los gobiernos nacionales son con frecuencia bestias lentas, en deuda con los votantes y cautelosos con el escándalo, la policía local es capaz de trabajar con iniciativas vanguardistas, llevando las políticas eficaces a la primera línea mucho más rápido que la política que va de arriba hacia abajo. Measham apunta que el Gobierno Británico no está abiertamente en contra del análisis ni de las fuerzas policiales locales que eligen “des-priorizar” la posesión de cannabis, sino que está “observando y esperando su evaluación”.

Mientras The Loop trabaja en estrecha cooperación con la ley, DanceSafe se beneficia de que la policía haga la vista gorda: “la policía tiene muy poco interés en arrestar a gente por posesión de pequeñas cantidades, y en todos los años que llevamos haciendo análisis ningún voluntario o usuario ha sido arrestado. En la mayoría de Estados [de EEUU] las agujas son ‘parafernalia’ y ponerse fuera de un servicio de intercambio de jeringuillas sería una manera sencilla de hacer arrestos, pero la policía entiende que sería contraproducente para sus objetivos”. Algo de consuelo puede encontrarse en una observación del profesor Michel Kazatchkine de la Comisión Mundial sobre Políticas de Drogas: “la despenalización y la regulación deben comenzar a nivel local, en las ciudades”. La reducción de daños, ahora central en muchas políticas nacionales sobre drogas, comenzó de esta manera y tal vez lo hará también así el análisis de sustancias.

Los números hablan por sí mismos: nadie en SaferParty puede recordar una muerte relacionada con el éxtasis, a pesar del amor de Zurich por las raves y el techno; en el primer festival de música de The Loop en Reino Unido, el 25% de sus usuarios descartó el consumo de las drogas analizadas; y la evidencia anecdótica de DanceSafe sugiere que las tasas de descarte del falso MDMA se acercan al 100%. El beneficio que se obtiene con los servicios de análisis va considerablemente más allá de la información ofrecida a un consumidor individual sobre una muestra individual. En Europa, la mayoría de las sustancias analizadas son pastillas de éxtasis que pueden distinguirse fácilmente por su color, forma y logotipos. Ante la detección de contaminantes tóxicos o de dosis particularmente altas, los sistemas de alerta temprana pueden emplearse para diseminar la información rápida y efectivamente.

Justo antes de la Navidad de 2014, el DIMS detectó cantidades letales de PMA en una pastilla y emitió una “alerta roja”. La alerta fue difundida por la televisión nacional, en pantallas en los clubes y a través de una aplicación móvil. Nadie murió. Pero no ocurrió lo mismo en Reino Unido. Las mismas pastillas mataron a cuatro personas durante el periodo de vacaciones. Las mismas pastillas volvieron a aparecer en Octubre de 2016 y, dado que ya fueron reconocidas por el público consumidor, no hubo más fatalidades. Aunque existe un Sistema de Alerta Temprana a nivel de la Unión Europea que monitorea la emergencia de nuevas sustancias psicoactivas y elabora evaluaciones de riesgo de las mismas, el Sistema no puede, ni tampoco está pensado para eso, responder ante los altamente dinámicos mercados de drogas a nivel local. Como parte de una política de salud pública equilibrada en materia de drogas, los países deberían ofrecer sistemas de alerta temprana a nivel local para monitorear la variabilidad entre partidas de las drogas circulantes y cuya composición puede fluctuar de una semana a otra o de una ciudad a otra. El fracaso en proveer de tales sistemas ha sido, y continuará siendo, una decisión fatal.

Estos dispositivos también actúan como un punto de contacto entre las personas usuarias de drogas y los servicios de drogas, ofreciendo consultas y asesoramiento a personas con consumos problemáticos que con frecuencia no desean acudir a los servicios sanitarios, sociales o de reducción de daños tradicionales. A cambio del análisis de la sustancia, las personas usuarias de estos servicios deben completar un cuestionario anónimo. Además de los valiosos datos epidemiológicos que pueden incorporarse a y mejorar los Planes Nacionales de Acción sobre drogas, los servicios de análisis son percibidos como más dignos de confianza, menos juzgadores y más accesibles.

Mientras un número de locales alrededor del mundo amenazan con prohibiciones de por vida y mientras los festivales de música aumentan la seguridad y la presencia de perros policía, las personas asistentes que desean tomar drogas se enfrentan a un dilema: comprar drogas desconocidas dentro de estos espacios, consumir grandes e irresponsables cantidades en la cola, poniendo con ello en riesgo su salud, o tratar de entrar con las drogas arriesgándose a tener problemas con la ley. Para la Dra. Ventura, el futuro ideal sería una combinación de un servicio de análisis centralizado y otro in situ: “Con el análisis centralizado, estás ofreciendo un servicio real de prevención, proporcionando los resultados antes del consumo con lo que estás también promoviendo su planificación entre las personas consumidoras. Por otra parte, los análisis en los clubes podrían retirar de los mismos adulterantes tóxicos si comunicas de manera adecuada los resultados. Cuando lo hemos hecho, hemos visto como la sustancias sobre las que se alertó al principio del festival terminaban desapareciendo”.

El mercado ilegal de drogas está libre de cualquier control oficial de calidad, y las personas consumidoras están a merced de los vendedores. Esto crea un profundo caso de información asimétrica entre proveedores y consumidores, permitiendo la distribución de drogas con cualquier tipo de composición a compradores desorientados y desafortunados. El análisis de sustancias ofrece una forma de farmacovigilancia, aportando un método por el cual las personas usuarias de drogas pueden ejercer algo de control sobre un mercado enteramente no regulado. El proyecto TEDI (Trans European Drug Information) apunta que “los productores estarán menos inclinados a comerciar con sustancias adulteradas o peligrosas si saben que las personas consumidoras tienen una manera de analizar sus productos, y si aquellas sustancias que son peligrosas pueden ser identificadas gracias a campañas de alerta, los vendedores estarán más inclinados a retirar sus productos del mercado”. El análisis de sustancias, por tanto, actúa no sólo como una iniciativa individual de reducción de daños sino que también es capaz de dar forma a la propia composición del mercado mismo.

Lamentablemente, nada de esto es novedad. Jaap de Vlieger, especialista en drogas de la policía de Rotterdam, hablando sobre las pastillas adulteradas hace más de 20 años, en 1995: “La gente que hace estas cosas no va a arrojar un montón de valiosas pastillas al Canal. Las van a vender en países como Reino Unido donde la posibilidad de que sean rastreadas es pequeña, dado que la gente tiene miedo de acudir a las autoridades”.

Si los gobiernos rehuyen regular los mercados de drogas, quizá el análisis de sustancias pueda hacerlo.

   

De masticar Khat a medicarse con bupropion

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirEscribir un correo electrónico

Martes, 07 de Febrero de 2017 11:54

Por Felix Tuidara

Artículo publicado originalmente en la revista Cáñamo

¿Qué tienen en común una planta que crece en la Península Arábiga, una droga de diseño y un antidepresivo? Los componentes activos de cada una de ellas pertenecen a la misma familia química las catinonas. Se trata de una familia de sustancias derivadas de la anfetamina y, químicamente, la única diferencia entre las dos es que en una parte de la molécula de la anfetamina hay un hidrógeno y, en la catinona, este hidrógeno es sustituido por un oxígeno. Esto altera los efectos que producen las catinonas, pero una gran parte del carácter de la anfetamina se conserva. Se considera una catinona toda sustancia que tenga esta estructura base y uno o más sustituyentes en las posiciones marcadas con una "R" en la imagen.

alt

El primer consumo humano de la catinona es el de la planta del Khat, ya que esta lo produce de manera natural. Es una planta originaria del Cuerno de África. En esta zona, la acción de masticar la hoja se remonta milenios atrás, y está cimentada en las costumbres sociales de su gente. El consumo del Khat produce efectos parecidos a los de la anfetamina, aunque más sutiles y no es una práctica socialmente marginalizada. Estos efectos incluyen: euforia leve, hiperactividad, incremento en las ganas de hablar, pupilas dilatadas, mejora en la concentración, sociabilidad, subida de la autoestima, insomnio, reducción del apetito, vasoconstricción, etc. Tarda unos 15 a 30 minutos en hacer efecto y dura unas 3 horas.

alt

Según la región, se usa de forma recreativa en fiestas, acompañado con té y tabaco. En otras regiones se toma en un contexto social parecido al del café, aunque su uso es más antiguo que este. En Yemen, por ejemplo, lo consumen principalmente hombres, masticándolo por las tardes o en situaciones de negocios para ayudarles a tomar una decisión. El 40% del suministro de agua de Yemen se destina al cultivo del Khat. En este país, se estima que entre el 70% y el 80% de la gente de entre 16 y 50 años la usa diariamente y, a nivel mundial, la consumen unos 10 millones de personas. Su cultivo y consumo es legal en Etiopía, Somalia, Djibouti, Kenia, Sudáfrica, Uganda, Israel y Yemen. Está regulado con diferentes grados de prohibición en la mayoría de los demás países, en los que no existe una tradición social de su consumo.

La 3-metilmetcatinona, o 3-MMC, es un derivado de la catinona. Comparando las estructuras, la 3-MMC tiene dos carbonos más, uno en la posición R2 y uno en la R7 (ver gráfico). Aunque puede parecer un cambio sutil, cualquier alteración estructural tiene la capacidad de cambiar los efectos de una sustancia de manera considerable. Por ejemplo, si añadimos un carbono al alcohol metílico obtenemos alcohol etílico, convirtiendo así un veneno en una bebida consumida por gran parte de la población mundial.

alt

La 3-metilmetcatinona es más potente por peso, considerándose hasta 75 miligramos una dosis modesta. Una dosis normal está entre 75 y 100 miligramos, y más de 150 es ya una dosis alta. Sin embargo, estas dosis no son representantivas del típico consumo de la 3-MMC, ya que se suele tomar en dosis muy seguidas que se van acumulando. Esto se debe a que la euforia y efectos positivos sólo duran unas 2 horas, y persiste una estimulación residual que puede durar hasta 7 horas, llevando a algunas personas a "perseguir el colocón". Apareció por primera vez en el mercado gris en 2012, dos años después de que se fiscalizara la 4-MMC, otra catinona que fue muy popular mientras era legal. Los efectos de la 3-MMC son: euforia, bruxismo (tensión en la mandíbula), alucinaciones auditivas y visuales, un incremento en energía, el estado anímico, las ganas de hablar y una disminución del apetito y el sueño. Está fiscalizada en la República Checa, Alemania, Polonia, Reino Unido y China. Apenas hace 4 años que existe un consumo de la 3-MMC en humanos, y sólo hay un estudio en cerdos que ha estudiado sus propiedades farmacológicas. No se ha investigado su potencial uso como medicina, aunque el bupropion, otro miembro de la familia de las catinonas es, entre otras cosas, un antidepresivo.

Si en la posición R2 ponemos un átomo de cloro en vez de un carbono, y en la posición R7 ponemos 4 carbonos, en vez de 3-MMC obtenemos bupropion. El bupropion es un fármaco que fue patentado por primera vez en 1969 y se receta para tratar la depresión, el TDAH, el sobrepeso y para ayudar a dejar de fumar. Se toma en dosis de 150 a 522 miligramos por día según la persona y la condición a tratar. Es un inhibidor de la recaptación de dopamina y noradrenalina como la catinona y la 3-MMC, aunque es un estimulante mucho más leve que estos. Además, no produce los típicos efectos placenteros de los estimulantes. Adicionalmente, es un antagonista de los receptores nicotínicos, que quiere decir que "bloquea" los receptores a los que afecta la nicotina y se cree que, por eso, ayuda a dejar de fumar.

alt

Su uso como antidepresivo es interesante por varias razones. Es la única catinona regulada y vendida como antidepresivo y es uno de los pocos que no causa efectos secundarios relacionados con el sexo. De hecho, a algunas personas le ayuda a aliviar la disfunción sexual, sea causada por otros antidepresivos o por condiciones como el deseo sexual hipoactivo.

Una gran parte del descubrimiento de nuevos fármacos se basa en explorar en análogos de los que ya se prescriben. Por ejemplo, el escitalopram es un antidepresivo derivado del citalopram, pero que es más efectivo que este para tratar la depresión. Con el bupropion se dificulta esta investigación, ya que algunos de sus análogos están fiscalizados y hay un proceso legal a seguir para obtener el permiso para trabajar con estas sustancias. Es posible que alguno de estos compuestos prohibidos, bajo supervisión médica y con una administración controlada, pudiera ser un fármaco más efectivo que el bupropion para tratar ciertas condiciones médicas. Esto sólo se podrá comprobar con rigurosos estudios científicos y puede que, por culpa del aspecto legal, estas opciones nunca se lleguen a explorar.

Estructuralmente, hemos establecido que el bupropion es muy similar a la 3-MMC, pero no es una droga de abuso sino una medicina. En parte, esto se debe a diferencias obvias en efectos, pero uno podría argumentar que el hecho de que se distribuya en dosis concretas a ser consumidas por vía oral, con un control estricto de calidad y unas instrucciones claras de uso, hacen que la posibilidad de que se abuse del bupropion sea muy baja. Se considera una medicina con bajo contenido de abuso, y fuera de vías no convencionales de administración como inyección y excepto en casos especiales, como abuso en cárceles, no existen pruebas conclusivas de consumo recreativo.

Volviendo a nuestra pregunta original, el Khat, el bupropion y la 3-MMC tienen en común una sustancia de la familia de las catinonas como ingrediente activo. No obstante, debido a un contexto social muy diferente, ligeras diferencias en la estructura y notables diferencias en los efectos, se les da un uso muy distinto y son percibidas por el público con diferentes grados de aceptación. Está claro que las sustancias son diferentes, pero también lo es la manera en que se perciben en diversas sociedades y los fines con los que se consumen. Quizás con los estudios correctos se podría aprender más sobre su potencial. La prohibición indiscriminada de los derivados de las catinonas, sin proporcionar una vía legal y accesible para su investigación médica, puede representar un obstáculo para descubrir nuevos fármacos relacionados con esta familia química.

Más información en:

http://en.wikipedia.org/wiki/Khat

https://www.erowid.org/plants/khat/khat_info4-shtml

https://en.wikipedia.org/wiki/3-Methylmethcathinone

http://drugs.tripsit.me/3-mmc

 

Ketamina y reducción de riesgos

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirEscribir un correo electrónico

Jueves, 09 de Febrero de 2017 14:17

Por Claudio Vidal y José López Guerrero

Energy Control Andalucía


Suele decirse que el consumo de ketamina es minoritario y ciertamente parece despertar poco interés entre quienes trabajamos en el ámbito de las drogas. Si se repasa la bibliografía científica producida en nuestro país (o en cualquier otro) que hable sobre la ketamina, fácilmente se encuentra que la gran mayoría de trabajos tienen que ver con sus aplicaciones clínicas como anestésico y muy pocos con su uso recreativo. Por tanto, mejor que "minoritario" sería decir "desconocido".

   

Página 1 de 26

.