Extasis

Imprimir

Su nombre científico es 3,4-Metilendioximetanfetamina y pertenece a la familia de las fenetilaminas. Se conoce como MDMA, pastis, cristal, eme, md… Si lo consumes, o lo piensas consumir, esta información puede ser de tu interés.

Presentaciones

La MDMA frecuentemente se puede adquirir en forma de comprimido o de cristal, aunque también se puede encontrar en forma de polvo o dentro de cápsulas.

Adulterantes

Tanto las proporciones como los tipos de adulterantes utilizados para cortar la MDMA varían en el tiempo y dependen de diversos factores que afectan al mercado ilegal de esta sustancia. A modo de resumen se pueden encontrar los siguientes adulterantes mezclados con la MDMA o sustituyéndola:

Si quieres salir de dudas analiza tus sustancias antes de consumirlas en nuestro servicio de análisis.

Propiedades

Posología

Cuando se consume frecuentemente MDMA, suele desarrollarse tolerancia: para obtener los efectos deseados, se requieren dosis más altas de sustancia.  Sin embargo, el consumo de dosis mayores hace que aumenten los efectos secundarios (tensión mandibular, resacas, etc.), con efectos más anfetamínicos (o de relax y apalanque) en lugar de buen rollito.

Salvo que se analice la sustancia es imposible conocer la composición exacta de la MDMA, ni su concentración: la clave está en la moderación al preparar las dosis.

Contraindicaciones

Precauciones

La MDMA afecta a la regulación de la temperatura corporal, por lo que pueden presentarse episodios graves de:

La MDMA produce elevaciones en la frecuencia cardiaca y en la presión arterial. Por tanto, personas con problemas cardíacos o de hipertensión deberían mostrarse cautos ante su consumo.

El consumo de dosis altas y continuadas de MDMA puede derivar, en consumidores habituales, en pérdidas de memoria y alteraciones en el estado de ánimo. Con la MDMA: "Menos es más". Cuanto más se espacien los consumos, menores efectos secundarios desagradables y menores también las posibilidades de desarrollar secuelas a largo plazo. Moderar las dosis y espaciar los consumos unas 5-6 semanas, es básico para disfrutar de la experiencia con MDMA en toda su plenitud y prevenir secuelas indeseables a largo plazo.

Salvo que se realice un análisis en un laboratorio especializado como de Energy Control, es imposible saber de antemano la concentración de MDMA que contiene una determinada pastilla. Por tanto, es necesario extremar las precauciones en este sentido para evitar experiencias desagradables por consumir dosis altas. De esta forma, cuando sabemos poco acerca de la pastilla que vamos a consumir, se recomienda comenzar por poca cantidad, valorar el efecto producido y decidir a partir de entonces si seguir consumiendo o no y en qué cantidad.

Su posesión o consumo en lugares públicos está penado por la ley.


Efectos secundarios

Como efectos secundarios a la administración de MDMA puede aparecer pérdida de apetito, distorsiones visuales, nistagmo (movimientos oculares involuntarios), incremento de la tasa cardiaca y de la presión arterial (que se incrementan al aumentar la dosis), nerviosismo, cambios en la regulación de la temperatura corporal, vómitos, ansiedad, sudoración, mareos, confusión, boca seca, tensión mandibular, dificultades de concentración, midriasis (dilatación de las pupilas).

Menos es más: cuanto más se espacien los consumos, menores efectos secundarios desagradables y menores posibilidades de desarrollar secuelas a largo plazo.


Interacciones

Las mezclas de MDMA con otros estimulantes potenciar la estimulación del sistema nervioso central y hay mayor probabilidad de presentar efectos indeseables causados por la sobre-estimulación.

Intoxicación

En caso de intoxicación por MDMA es fundamental prestar una rápida asistencia a la persona.

Manténgase fuera del alcance de los niños. Consulte a su médico o a personal especializado.

Para más información:

Folleto "MDMA"

Folleto "Cristal"

Prospecto "Éxtasis"

Folleto "Leyes"