LSD

Imprimir

El famoso “tripi” (ácido, ajo, micro, cartón) es seguramente el psicodélico más conocido y popular, y también uno de los más potentes. Su consumo requiere cierto conocimiento y precauciones que te detallamos a continuación.

Composición

La dietilamida del ácido lisérgico o LSD-25 fué sintetizada en 1938 en los laboratorios de la compañía farmacéutica Sandoz  por el químico suizo Albert Hofmann, en el transcurso de un programa de  investigación de los alcaloides del hongo Cornezuelo del Centeno.
En su forma pura es incolora, inodora y levemente amarga. Suele administrarse por vía oral, generalmente absorbida en un papel secante, en un terrón de azúcar o en pequeños comprimidos conocidos como micropuntos.
Es una sustancia muy sensible y se degrada fácilmente en contacto con la luz, el calor, el aire y la humedad.

Propiedades

Los efectos de la LSD sobre el Sistema Nervioso Central son extremadamente variables y dependen de:

La LSD, como otros psicodélicos, actua de “amplificador” sensorial, tanto de los estímulos externos como de los pensamientos y emociones generados por el cerebro.

Algunos consumidores de LSD experimentan sensaciones de euforia, otros de introspección y auto-exploración. Hay algunos, no obstante, que viven la experiencia en clave terrorífica, debido a la intensidad de los cambios en la percepción del mundo y de uno mismo, que se experimentan como incontrolables. Cuando la experiencia tiene un tono general desagradable, suele hablarse de "mal viaje".

La LSD es una de las drogas más potentes respecto a sus cantidades psicoactivas (es activa a dosis muy bajas: varios microgramos, la millonésima parte de un gramo).

Sus efectos pueden durar entre 5 y 12 horas, según la dosis.

Efectos psicológicos

Existe una amplia gama de efectos que suele provocar la LSD. De acuerdo a las investigaciones llevadas a cabo por el Mental Research Institute (un departamento del Medical Research Institute de California), podemos clasificar los efectos psicológicos de la LSD en cinco niveles distintos:

1. Efectos en el estado de ánimo

2. Efectos en el comportamiento interpersonal

3. Efectos sensoriales y perceptivos

4. Efectos cognitivos

5. Otros efectos

Los efectos, muy imprevisibles, varían de una persona a otra y según la situación: dependen del contexto de consumo y de la situación mental en que se encuentre el consumidor.

Durante el consumo de LSD se producen las siguientes fases:

1. Inicio (“subida”)

Comienza a los 20 o 30 minutos del consumo y dura unas 2 horas. Caracterizado por:

2. Viaje

Se presenta entre los 30 y los 60 minutos posteriores a la ingesta, y tiene una duración media de 5 horas. En esta fase se pueden dar:

3. Regreso (“bajada”)

Entre 8 y 12 horas aproximadamente. Los efectos van disminuyendo, puede darse un estado de fatiga y abatimiento (dependiendo de la dosis consumida, la duración e intensidad del viaje).

Posología

La LSD es una de las sustancias de uso común más potentes, ya que es activa en dosis extremadamente bajas. Las dosis de LSD se miden en microgramos (µg): 1gramo = 1.000 miligramos = 1.000.000 microgramos.

No obstante, es muy difícil para los consumidores saber que dosis se están tomando, pues el mercado negro no provee dicha información. Es recomendable, pues, consumir inicialmente fracciones del tripi o micropunto y no su totalidad.

Se puede decir que es aproximadamente 100 veces más potente que otros psicodélicos como la psilocina y la psilocibina y 4.000 veces más potente que la mescalina.

Contraindicaciones

Precauciones

Recomendaciones

Las dosis de un "tripi" pueden variar mucho. Tomar un cuarto (partir el cartón) o medio puede ser una medida prudente: si da buen rollo quedarse en esa cantidad.

No se recomienda realizar más de un viaje o "TRIP" a la semana.

Efectos secundarios

Interacciones

En general es menos arriesgado ir sólo de tripi y no mezclarlo con otras drogas.

Intoxicación

La intoxicación por LSD no tiene consecuencias a nivel fisiológico, sino psicológico.

Si uno mezcla con otras sustancias, consume una dosis demasiado alta, está pasando por una mala racha o tiene una predisposición genética, puede producirse un “mal viaje“, caracterizado por un episodio de pánico, con alucinaciones terroríficas, agitación, desconfianza en las personas del entorno, temblores e hipertensión arterial. Es limitado en el tiempo aunque puede durar más de 24 horas. En casos de prolongación excesiva de estos efectos negativos, es recomendable consultar con un médico.

Pueden darse episodios depresivos, cuadros psicóticos, o conductas paranoides durante el consumo o pasados unos días después del mismo.

Manténgase fuera del alcance de los niños. Consulte a su médico o a personal especializado.

Para saber más

Folleto "LSD"

Folleto "Leyes"