ACCESO AL FORO EC






¿Perdiste tu Usuario/Contraseña?
Registro

Tabaco

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirEscribir un correo electrónico

El tabaco pertenece a la familia de las plantas Solanáceas, Nicotiana Rustica, Nicotiana Tabacum entre los géneros más difundidos. Si lo consumes, o lo piensas consumir, esta información puede ser de tu interés.

Composición

http://www.saludycomunicacion.com/blog/wp-content/uploads/2008/03/planta-de-tabaco.jpg tabaco-transgenico-no-florece-250x300 ANd9GcTtMlEasldx_2HHtYDsVphO-EYXRtG4hsQrLclWZsbUDwtPCq4QnUm7wZiH         1195844062_f

De esta planta se extrae el alcaloide “Nicotina”, que se presenta en forma de líquido, es oleaginoso e incoloro y se disuelve fácilmente en agua y alcohol, pasando del color amarillo al pardo oscuro en contacto con estos líquidos.

Algunos compuestos del tabaco son los aditivos y contaminantes implicados en su cultivo y procesamiento, como son los nitratos, insecticidas, humidificantes y modificadores del gusto.

No suelen existir otros adulterantes posteriores añadidos en el tabaco ya que la industria que lo gestiona está sometida a regulaciones vigentes de control de calidad y además es un producto relativamente barato.

El humo derivado de la combustión del tabaco es una mezcla compleja de gases y partículas en la que existen más de 4.000 sustancias químicas, algunas de ellas tóxicas, irritantes y más de cuarenta cancerígenas. Entre todas estas sustancias cabe destacar:

  • Alquitrán: es una sustancia negra y viscosa. Contiene muchos compuestos químicos orgánicos tóxicos que poseen una actividad carcinogénica reconocida.
  • Monóxido de Carbono (CO): es un gas incoloro, de elevado poder tóxico. Constituye del 1 al 5% del humo del tabaco. Parte de este CO se desprende del papel blanco que envuelve el tabaco que está compuesto de sustancias cloradas también nocivas para el organismo, el papel marrón es sin cloración.
  • Existen también otros componentes irritantes (oxidantes) del humo del tabaco que se encuentran indistintamente en la fase gaseosa y en la de partículas, siendo los más importantes, los fenoles, los ácidos orgánicos, la benzoquinona, acroleína, aldehídos, peróxido de hidrógeno, ácido cianhídrico, amoníaco entre otros.

Presentación

El tabaco se vende procesado en cigarrillos picado para liar o fumar en pipa. En un formato parecido encontramos los “puros” (tabaco liado en hoja de tabaco). También existe el tabaco para masticar, el snus y el rapé. En los dos primeros el tabaco se coloca en la boca, la nicotina es absorbida por las mucosas bucales y de esta forma aumenta la cantidad ingerida; a diferencia del rapé que se presenta en forma de un fino polvo generalmente aromatizado el cual es esnifado, siendo absorbida la nicotina por la mucosa nasal.

El uso de tabaco por otras vías, como por ejemplo la oral es menos nociva para la salud, por el hecho de que no se combustiona, porque tiene menos potencial de habituación que la vía fumada. No obstante no debemos olvidar los posibles riesgos asociados como podrían ser el cáncer de boca.

Propiedades

La nicotina es una sustancia orgánica que constituye el principal ingrediente activo de los cigarrillos. Su uso causa dependencia psíquica y física, provocando sensaciones incómodas durante la abstinencia en la mayoría de los casos, como dificultad para dormir, irritabilidad, mal humor, sensación de inquietud y nerviosismo, dificultad para pensar con claridad y concentrarse entre otros.

Se le pueden otorgar diferentes usos en diferentes campos:

-Tiene algunos usos concretos en medicina herbolaria contra la sarna, dolores reumáticos y ciertas afecciones nerviosas. Siempre de debe de consultar a un médico antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento

-En jardinería también encontramos su aplicación como insecticida.

-En algunas sociedades es considerada una planta sagrada y es utilizada en diferentes rituales.

La nicotina tiene un efecto estimulante y después de unas caladas, tiene un efecto tranquilizante, bloqueando el estrés. Aun así no está claro que el fumar tenga efectos tranquilizantes per se, muy probablemente estos son debidos a la reversión de la abstinencia que se produce al fumar.

Sus efectos duran entre 5 y 10 minutos, provocando fases de acción estimulante y acción depresora del sistema nervioso central. En primera instancia estimula algunos receptores sensitivos y produce una descarga de adrenalina que acelera la frecuencia cardiaca y eleva la presión arterial; posteriormente deprime todos los ganglios autónomos del sistema nervioso periférico.

A nivel físico, la nicotina aumenta la frecuencia cardiaca, el ritmo respiratorio, la presión arterial y el flujo coronario. Durante la combustión del tabaco, algunos de sus elementos se transforman en monóxido de carbono. Cuando el monóxido de carbono entra al torrente sanguíneo, tiende a reemplazar el oxígeno contenido en las células rojas de la sangre formando carboxihemoglobina (en los fumadores, hasta el 10% de la hemoglobina total puede ser carboxihemoglobina, lo cual equivale a decir que sus tejidos reciben 10% menos de oxígeno).

A nivel mental, la nicotina facilita la concentración, activa la memoria y, hasta cierto punto, controla el aumento de peso al aumentar el gasto de energía, disminuye los sentidos del olfato y el gusto, y mantiene al fumador ocupado en el acto de fumar.

Por otra parte, el tabaquismo tiene diversos efectos a largo plazo sobre el sistema broncopulmonar, cardiovascular y digestivo. Las úlceras gástricas y duodenales son doblemente más comunes entre los fumadores. Las heridas de la piel pueden tardar más en sanar debido a que la nicotina reduce los niveles de vitamina C en el organismo. Además, el humo del cigarrillo produce inflamación en la mucosa del aparato respiratorio y aumento de la producción de una enzima llamada elastasa, que degrada la elastina, material constitutivo del pulmón al que se debe su capacidad de expandirse y contraerse. El hábito de fumar provoca que el tejido pulmonar pierda sus propiedades elásticas, aparentemente de manera irreversible, con la consecuente disminución en la capacidad pulmonar para ingresar oxígeno a la sangre.

Vías de administración

El tabaco se suele consumir por vía fumada, oral y esnifada. Puede ser mascado, esnifado o fumado en pipas, puros o cigarrillos. Aspirando el humo, se puede absorber hasta el 90% de la nicotina a través de los pulmones, mientras que si éste permanece únicamente en la boca (puros) la cifra de absorción se reduce al 20-35%.

Posología

El contenido promedio de nicotina en un cigarrillo varía de 0.5-2 mg y el contenido de alquitrán de 0.5-15mg.

La concentración toxica de la nicotina se da a unos valores muy bajos, 1mg/kg de peso.

El monóxido de carbono constituye del 3 al 6% del humo inhalado.

El exceso de nicotina produce una intoxicación cuyos síntomas son vómitos, diarrea, sialorrea, etc., que sirve como señal de alarma (+info: apartado Intoxicación).

El CO interfiere en el transporte del oxígeno. Al fumar, todos los órganos reciben menos oxígeno.

Contraindicaciones

- En niños, mujeres embarazadas y/o en periodo de lactancia.

- Contacto con niños, mujeres embarazadas y enfermos crónicos en general.

- Mujeres que estén tomando medicamentos anticonceptivos.

- Enfermedades crónicas en general, con mención especial al asma por ser muy frecuente.

- En infecciones respiratorias como la neumonía.

- En enfermedades cardiovasculares en general (la nicotina en dosis altas puede ocasionar arritmia cardiaca, esclerosis arterial, trastornos digestivos y contracciones vasculares debido a su toxicidad).

- Toma de ciertos fármacos

- Puede ocasionar serios problemas a nivel arterial (contraindicado en personas con antecedentes de Trombosis Venosa Profunda).

- Como curiosidad, existen algunas enfermedades en las que el tabaco ejerce un efecto protector, como la Sarcoidosis y la Colitis Ulcerosa. EN TODO CASO EL RIESGO DE CONSUMIRLO SUPERA AMPLIAMENTE LOS POSIBLES BENEFICIOS.

Precauciones/ Recomendaciones

http://www.fumarelectronico.com.ar/Fotos/cigarrillo_sust.jpg      images

Debes tener en cuenta los siguientes aspectos relacionados a su consumo:

  • Emgancharse al tabaco es relativamente fácil cuando, en el inicio, se progresa hacia un consumo frecuente y no se mantienen firmemente unos límites en el consumo.
  • Las diferentes presentaciones del tabaco (cigarros manufacturados, tabaco de liar, light, mentolado, etc…) no son indicativo de que uno tenga mayor toxicidad que los otros, sin embargo, algunos estudios comparativos han encontrado mayores concentraciones de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono en el tabaco de liar.
  • Encender cigarrillos en lapsos de tiempo lo más espaciados posibles. De este modo se da más tiempo al organismo para sus labores de procesamiento y eliminación de las toxinas.
  • Cuantos menos mejor.
  • Procurar restringir el uso de tabaco a situaciones concretas y especiales (fiestas, fines de semana…). Tener en cuenta que el uso ocasional tiene bastantes probabilidades de desembocar en uso continuado.
  • Utilizar filtros especiales para tabaco. Evitar cartón o la ausencia de filtros.
  • Fumar pausadamente. Si se apuran las inhalaciones se intensifica la quema elevando así los niveles de concentración de las sustancias componentes del humo.
  • No fumar el cigarrillo hasta el filtro, pues en ese último tramo se aumenta la concentración de las sustancias componentes del humo. Precisamente, para evitar la inhalación de sustancias concentradas, tampoco se debe sostener el cigarrillo en los labios durante tiempos prolongados.
  • Hacer ejercicio regularmente, especialmente aeróbicos. Ayuda a aumentar el oxígeno en sangre.
  • Se recomienda no aguantar el humo mucho tiempo en los pulmones porque aumentan todos los riesgos.
  • El tabaquismo es un grave problema que afecta a gran parte de la sociedad. No sólo para los fumadores crónicos sino para los pasivos también (niños, adultos, mascotas…).
  • Las cantidades de alquitrán, nicotina y monóxido de carbono son más altas en el humo del ambiente que en el de una calada, porque este no pasa por ningún filtro y hace que aumente el riesgo en los fumadores pasivos.
  • Si estás pensando en dejar de fumar, puedes consultar la siguiente web:

http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/proteccionSalud/tabaco/ayuda.htm

Daños a largo plazo

  • Reportes médicos calculan que en total ocasiona el 30% de todas las muertes producidas por el cáncer, el 30% de las enfermedades cardiovasculares, el 75% de las bronquitis crónicas y el 80% de los casos de enfisema. (Datos hasta 2014)
  • Las muertes relacionadas con el consumo de tabaco aumentan exponencialmente con el consumo adquirido y los hábitos personales.
  • Fumar puede restar calidad de vida a sus consumidores y al entorno que lo respira.
  • Las mujeres fumadoras pueden ver reducida su fertilidad, sufrir desórdenes menstruales y, en caso de usar pastillas anticonceptivas, son más propensas a sufrir infartos que las que no fuman.
  • Aunque no se esperan disturbios genéticos del uso del tabaco, éste puede aumentar el riesgo de partos prematuros, abortos, muerte fetal, muerte neonatal y nacimiento con bajo peso.
  • Puede provocar disfunción eréctil, infertilidad y dificultad para tener hijos.
  • A nivel pulmonar, disminución de la forma física y sensación de falta de aire al hacer esfuerzos (jugar, correr, subir escaleras…) y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.
  • Puede devenir prácticamente cualquier tipo de cáncer, especialmente: pulmón, colon, cérvix, boca y cuello, páncreas, esófago y vejiga urinaria.
  • También tiene efectos sobre enfermedades del corazón (infarto, dolor de pecho…), accidentes vasculares cerebrales (ictus) y enfermedades de las arterias.

Intoxicación

Las intoxicaciones por nicotina son muy raras, casi nunca se dan por mascar o fumar tabaco sino por la ingestión accidental de nicotina en forma pura o por el contacto directo a través de la piel. Las manifestaciones de intoxicación incluyen náuseas, diarrea, taquicardia, aumento drástico de la presión arterial y salivación. Con grandes dosis se presentan convulsiones, lentitud respiratoria, irregularidad cardiaca y coma, por lo que debe considerarse como urgencia médica.

Las muertes por intoxicación son poco frecuentes porque en la combustión de los cigarrillos se destruye una importante cantidad de nicotina, inhalándose sólo una parte que se absorbe fundamentalmente por el tracto respiratorio, mucosas bucales y árbol bronquial.

Hay que mantener fuera del alcance de los niños líquidos para cigarrillo electrónico, chicles, parches y demás preparados con nicotina. Muchos casos de intoxicación grave y muerte por nicotina se dan en niños que lo ingieren accidentalmente.

La intoxicación no tiene antídoto específico, el tratamiento es de soporte.

Interacciones

El humo del tabaco interacciona con múltiples medicamentos, algunas interacciones son significativas como los depresores y los ß-bloqueantes y muchas otras no tienen relevancia, como el paracetamol.

Consultar: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10427467

El tabaco es una sustancia cuya combinación con la píldora anticonceptiva incrementa enormemente el riesgo de efectos adversos graves. Las mujeres fumadoras que toman anticonceptivos tienen entre 10 y 20 veces más riesgo de tener enfermedades cardiovasculares que las no fumadoras.

Conservación

Si el tabaco no se consume con una cierta rapidez se corre el riesgo de que se seque demasiado. La consecuencia más importante es la pérdida, junto con la humedad, de los aceites esenciales que dan sabor y aroma. Es conveniente guardarlo en un lugar fresco y seco.

Informacion adicional

En los últimos años han aparecido en el mercado los cigarrillos electrónicos, es un sistema electrónico inhalador que simula el consumo de tabaco, se vaporiza una solución líquida por medio de una resistencia. Este vapor puede liberar nicotina o incluir solamente aromas. Una de sus finalidades es dejar o reducir el consumo de humo, aunque debido al corto tiempo que lleva en el mercado, a día de hoy no hay suficientes estudios que determinen la toxicidad de este producto. Consultar +info: www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4110871/

También existen productos farmacéuticos que contienen nicotina. Éstos generalmente se utilizan como sustitutivos del cigarrillo o también para ayudar a reducir su consumo. Algunos de ellos son: chicles de nicotina, parches transdérmicos con nicotina, entre otros.

.